Baldosa hidráulica

Baldosa hidráulicaBaldosa hidráulica

La baldosa hidráulica decorativa está fabricada con cemento coloreado, se puede utilizar tanto en interior como en exterior.

La baldosa hidráulica fue inventada en Francia a mitad del siglo XIX, utilizándose en construcción hasta los años 60.

Lo más característico de su fabricación, que es totalmente artesanal, es la utilización de unas plantillas metálicas o moldes llamadas trepas para la aplicación de colores y conformar el diseño, que posteriormente se fijan gracias a la prensa hidráulica.

La baldosa hidráulica se fabrica a mano pieza a pieza. Nuestros artesanos siguiendo el patrón elegido por nuestros clientes elige los colores y prepara una pasta con agua, mezclando polvo macael, cemento blanco, arena y los nombrados pigmentos.

Esta mezcla la vertimos en la trepa, que es el molde que lleva unos separadores, normalmente fabricados en bronce que están encajados en el marco. Esta trepa lleva el alma de nuestro azulejo hidráulico y forma la capa visible que forma el diseño, suele tener un espesor de entre 4-5 mm.

Una vez rellenada la trepa con los diferentes colores, añadimos la segunda capa, de un grosor similar de cemento y arena, esta capa es la más importante del proceso, incluso más que la capa decorada, ya que es la encargada de absorber el exceso de agua de la capa decorada, este proceso requiere de paciencia y de tiempo, ya que es la capa que nos garantizará que no se formen burbujas en la superficie de la baldosa hidráulica, este saber hacer y saber esperar es el que nos diferencia de la competencia, que por requerir sacar producción rápidamente acorta este proceso enormemente.

Finalmente se terminamos de llenar hasta los 20 ó 25 mm que suele tener el grueso de la baldosa hidráulica, con la capa de apoyo, constituida por cemento gris y arena, de textura más porosa para facilitar la adherencia en su colocación.

El molde rellenado se coloca bajo una prensa hidráulica que la comprime. Después, se extrae del molde, se deja secar y se sumerge en agua durante 24 horas.
Para que el cemento quede perfectamente endurecido, las baldosas se mojan con agua y se ponen en una cámara húmeda durante 28 días, que es el tiempo que tarda el cemento en endurecerse debido al proceso químico iniciado gracias al agua. De ahí recibe el nombre de hidráulico y no del hecho de emplear prensas hidráulicas.

El proceso de fabricación de la baldosa hidráulica no ha cambiado prácticamente desde sus inicios.

Además de su resistencia, estas baldosas se caracterizan por su versatilidad, gran resistencia, solidez y su gran variedad de dibujos y de colores naturales que las hacen aptas tanto para interiores como exteriores.

Este tipo de pavimento tiene una muy larga durabilidad, de hecho muchas veces se recuperan, simplemente pasándole la pulidora y con algún tratamiento de limpieza quedan como nuevos para durar 100 años más.

En cuanto a la pregunta de que tratamientos hay que realizar a la baldosa, la realidad es que nuestra baldosa hidráulica no necesita ningún tratamiento, aunque si que aconsejamos utilizar un hidrofugante a los tres o cuatro días de la colocación, nosotros aconsejamos el hidrorep de Fila.

La baldosa hidráulica decorativa está fabricada con cemento coloreado, se puede utilizar tanto en interior como en exterior.

La baldosa hidráulica fue inventada en Francia a mitad del siglo XIX, utilizándose en construcción hasta los años 60.

Lo más característico de su fabricación, que es totalmente artesanal, es la utilización de unas plantillas metálicas o moldes llamadas trepas para la aplicación de colores y conformar el diseño, que posteriormente se fijan gracias a la prensa hidráulica.

La baldosa hidráulica se fabrica a mano pieza a pieza. Nuestros artesanos siguiendo el patrón elegido por nuestros clientes elige los colores y prepara una pasta con agua, mezclando polvo macael, cemento blanco, arena y los nombrados pigmentos.

Esta mezcla la vertimos en la trepa, que es el molde que lleva unos separadores, normalmente fabricados en bronce que están encajados en el marco. Esta trepa lleva el alma de nuestro azulejo hidráulico y forma la capa visible que forma el diseño, suele tener un espesor de entre 4-5 mm.

Una vez rellenada la trepa con los diferentes colores, añadimos la segunda capa, de un grosor similar de cemento y arena, esta capa es la más importante del proceso, incluso más que la capa decorada, ya que es la encargada de absorber el exceso de agua de la capa decorada, este proceso requiere de paciencia y de tiempo, ya que es la capa que nos garantizará que no se formen burbujas en la superficie de la baldosa hidráulica, este saber hacer y saber esperar es el que nos diferencia de la competencia, que por requerir sacar producción rápidamente acorta este proceso enormemente.

Finalmente se terminamos de llenar hasta los 20 ó 25 mm que suele tener el grueso de la baldosa hidráulica, con la capa de apoyo, constituida por cemento gris y arena, de textura más porosa para facilitar la adherencia en su colocación.

El molde rellenado se coloca bajo una prensa hidráulica que la comprime. Después, se extrae del molde, se deja secar y se sumerge en agua durante 24 horas.
Para que el cemento quede perfectamente endurecido, las baldosas se mojan con agua y se ponen en una cámara húmeda durante 28 días, que es el tiempo que tarda el cemento en endurecerse debido al proceso químico iniciado gracias al agua. De ahí recibe el nombre de hidráulico y no del hecho de emplear prensas hidráulicas.

El proceso de fabricación de la baldosa hidráulica no ha cambiado prácticamente desde sus inicios.

Además de su resistencia, estas baldosas se caracterizan por su versatilidad, gran resistencia, solidez y su gran variedad de dibujos y de colores naturales que las hacen aptas tanto para interiores como exteriores.

Este tipo de pavimento tiene una muy larga durabilidad, de hecho muchas veces se recuperan, simplemente pasándole la pulidora y con algún tratamiento de limpieza quedan como nuevos para durar 100 años más.

En cuanto a la pregunta de que tratamientos hay que realizar a la baldosa, la realidad es que nuestra baldosa hidráulica no necesita ningún tratamiento, aunque si que aconsejamos utilizar un hidrofugante a los tres o cuatro días de la colocación, nosotros aconsejamos el hidrorep de Fila.

Cetelem. Ofrecemos hasta 36 meses sin intereses

Envíos a toda España

Península y Baleares